Conclusiones

Mesoamerica Map Antiquities

Antigüedades: Olmeca = Jaredita (rosa, amarillo) 2000-500 AC
Izapa-Maya = Nefita-Lamanita (verde) 600 AC-900 DC

2 Nefi 3:12 “Por lo tanto, el fruto de tus lomos escribirá [El Libro de Mormon], y el fruto de los lomos de Judá escribirá [Biblia]; y lo que escriba el fruto de tus lomos, y también lo que escriba el fruto de los lomos de Judá, crecerán juntamente para confundir las falsas doctrinas, y poner fin a las contenciones, y establecer la paz entre los del fruto de tus lomos, y llevarlos al concocimiento de sus padres en los postreros días, y también al conocimiento de mis convenios, dice el Señor.”

El mapa de Mormón (Alma 22) es una historia sagrada no secular; tiene una misión divinapara nuestro tiempo, está el proceso de cumplimiento y necesita ser acelerado.

El propósito del mapa de Mormón introducido en Alma 22 se logra enfocar cuando nosotros entendemos la ubicación geográfica del texto de la historia misional de Alma a los Lamanitas. Claramente Mormón en el comienzo (ver. 27) describe con gran detalle un lugar importante, geográficamente conocido, una cordillera en línea recta de este a oeste, que limita las tierras de Nefi y Zarahemla, con la intención de llevar misioneros en los últimos días de regreso a la tierra de su gente,  para devolver el registro que restauraría el conocimiento de sus padres y el conocimiento de Jesucristo que ellos tenían antes (2 Nefi 30:5). Mormón eligió insertar su mapa en el contexto de la misión Lamanita, lo cual tiene un profundo significado dentro de la misión de la restauración.

Después de su conversión milagrosa, el rey de todos los Lamanitas envió una proclamación por toda la tierra para asegurar los viajes de los misioneros a todos los Lamanitas, por toda la tierra de Nefi y en la tierra de Zarahemla, que abarcaba todo el mundo del Libro de Mormón de ese día, en el primer siglo antes de Cristo. Al poner el mapa compuesto en el siglo IV después de Cristo en este contexto junto con la proclamación del rey, Mormón envía su registro en los últimos días de regreso a su tierra natal, y como consecuencia a todo el mundo de los Lamanitas dispersados a lo largo de las Américas.

El contexto de la conversión Lamanita envía otro mensaje importante: cómo la conversión a Jesucristo en los últimos días, mediante la misma transformación milagrosa, cambia los corazones para nunca más caer y entonces permanecer leales y fieles hasta el fin de esta vida. Este mensaje profundo fue iluminado por el Salvador desde los cielos, fue hablado desde la obscuridad después de su crucifixión, invitando y suplicando a los que habían sobrevivido a las destrucciones catastróficas a arrepentirse y volver a Él para ser sanados: “Y al que venga a mí con un corazón quebrantado y un espíritu contrito, lo bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo, así como los Lamanitas fueron bautizados con fuego y con el Espíritu Santo al tiempo de su conversión, por motivo de su fe en mí, y no lo supieron” [no comprendieron la pureza del cambio milagroso de los corazones para discernir y abandonar todo mal] (3 Nefi 9:20). Esta es también la invitación de Cristo a todas las personas de hoy, que vienen a través de un testimonio de la veracidad del Libro de Mormón por el Espíritu Santo (Moroni 10:4-5).

El primer deber de un misionero es lograr una transformación espiritual personal por medio del Espíritu Santo para obtener un testimonio del Libro de Mormón con el fin de llevar a otros a este milagro, para que sigan siendo fieles hasta el fin.

Otro de los beneficios de obtener este testimonio histórico geográfico del mapa de Mormón es obtener una confirmación de que es un registro histórico literal y compañero de la Biblia, lo que demuestra que Jesucristo es el Dios viviente y Creador de este mundo. El poder de este conocimiento ayudará a restablecer el reino de Dios en la tierra y transformar  un mundo  que esta tambaleando en el pecado por no saber aprovecharlo. Este es el propósito del mapa de Mormón en Alma 22 revelado aquí.

En enero de 2013 yo me convencí que llegó el momento de llevar adelante el mapa de Mormón y sacarlo de  la oscuridad, al resolver la confusión que había desacreditado a José Smith como profeta y la autenticidad histórica del Libro de Mormón.  Después de un estudio exhaustivo de todos los detalles en el mapa de Mormón (Alma 22:27-34), me quedé impresionado al reconstruir su mapa en un contexto histórico de una sola página inserto en Alma 22 para que sea ampliamente accesible como testigo y ayudar al estudio.

La ubicación del mapa de Mormón en Alma 22 se dio a conocer por primera vez por José Smith en Centroamérica en una editorial del Time and Seasons (01 Oct. 1842) titulado “Zarahemla” que él indico como capital Nefita,  las antiguas ruinas de los mayas en Centroamérica como la tierra del sur, con referencia en Alma 22:32 que describe la tierra del sur casi rodeada de agua, debido al estrecho camino de la tierra norte que conecta con otra tierra del norte. José desafió a los santos para buscar por antigüedades que sustentaran la historia del Libro de Mormón para demostrar su misión profética de traducir las planchas de oro reveladas por el ángel Moroni.

El mapa de Mormón que localiza las tierras de su registro tiene una misión extremadamente importante en la restauración de nuestro tiempo. El Libro de Mormón por designio divino salió en la década de 1820 antes de que hubiera algún conocimiento arqueológico y geográfico en América que podrían relacionarse con ésto, por lo que es una historia de fe y una prueba perfecta para descubrimientos arqueológicos futuros, que se está multiplicando a un ritmo acelerado. La evidencia suprema tangible era y seguirá siendo las planchas de oro, vistas y tocadas por testigos oculares como los escribientes que ayudaron a José en la traducción, y que las vieron de parte del ángel.

Ninguna cantidad de evidencia arqueológica nunca se puede comparar a estos testigos oculares de la historia de las planchas de oro que fueron reveladas divinamente, designadas a probar que el Dios viviente es el creador del mundo en los cielos quien es Jesucristo resucitado, que desato las ligaduras de la muerte en su resurrección como testifica la Biblia y el Libro de Mormón por toda la humanidad.

¿Las ciencias históricas podrán probar el Libro de Mormón y corroborar la vida después de la muerte en los cielos, junto con las otras religiones del mundo, más allá que cualquier otra evidencia que podría desarrollarse por la astronomía moderna?

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: